Thursday, June 14, 2007

escuchar



escuchar
*
Esta es una historia verídica .. un una vez un presidente de Chile, que no se destaco por tener un buen genio. Se le advirtió que posterior a la inauguración de un nuevo consultorio rural, en la IX región de la Araucanía, la gente se le acercaría a solicitarle nuevos requerimientos en el ámbito de la salud para el consultorio. Entonces se le recomendó que respondiera que el hospital de Temuco tenia tal instrumental que cubría tales necesidades..etc..
*
Luego del acto se acerco gente de la comunidad para hablar con el presidente, querían que escuchara sus peticiones. Se dirigió al presidente la máxima autoridad de la comunidad que le dijo: "señor presidente nosotros sólo tenemos dos inquietudes que queremos para este nuevo consultorio... el presidente debe haber pensado "ahora solicitaran tales instrumentos".. nosotros queremos primero que se construya unas barandas afuera del consultorio para poder nosotros amarrar nuestro caballos y segundo queremos que se instale una salamandra en la sala de espera para aso poder secar nuestra ropa cuando llegamos en invierno. Nosotros como comunidad nos comprometemos a aportar con la leña para esa salamandra". El presidente por supuesto que acepto esos nuevos requerimientos de la comunidad. Luego vino el turno de los responsables del consultorio los que imagino fueron “amablemente” reprendidos por el presidente.

Esta historia es el reflejo de las políticas públicas erradas que se hacen de espalda a los verdaderos usuarios o publico objetivo que va verse afectado por estas decisiones. Especialmente cuando desde un centro muy alejado de la realidad se dan ordenes o instrucciones sin escuchar a los usuarios. Es más grave cuando estos usuarios son gente sencilla que no tiene los medios u la organización para hacerse escuchar. Es por eso que los animo que antes de empezar un proyecto, un negocio determinado se dediquen a escuchar a la gente, a los usuarios, luego de escuchar viene la acción.

La foto corresponde a un grupo de niños mapuches de la comunidad de Tirua, la foto la saque en el Foro Social 2006, más especificamente pertenecen a la Identidad Territorial Lafkenche

21 comments:

Millarahue said...

Qué importante lo que dices. Creo que el país andaría no sólo un poco mejor...HARTO mejor si las autoridades a todo nivel escucharan un poco más. Y no sólo eso. Creo que todos, en general, seríamos un poquito más felices si aprendiéramos a escuchar al resto, porque así, también, seríamos escuchados las innumerables veces que lo necesitamos. Es muy conmovedora la historia de la comunidad mapuche. Como ellos, estoy segura que debe haber cientos en todo el país, esperando ser escuchados!

Juan Carlos said...

El escuchar es una virtud que está desapareciendo de la esencia humana, nos estamos volviendo una verdaderas máquinas de consumo que somos incapaces de parar, mirar y sentir lo que verdaderamente queremos.

Ojala que algún día todos entendamos el verdadero sentido de la palabra escuchar.

;)

Conciencia Personal said...

Boris:
Si los pueblos latinoamericanos vivieramoas en una sociedad participativa, democrática, no sucedería lo que planteas, desgraciadamente tu escrito es una realidad palpable y dolorosa, hasta cuándo seremos tomados en cuenta en nuestras decisiciones.

Un beso fuerte, Monique.

Coti Alonso H said...

lamentablemente esto ocurre en todo el mundo, jamás se escucha al mas debil..

un abrazo
exito
Coti desde escritos urbanos

Marce said...

Buena anecóta presidencial, como para tenerla en cuenta aún, cuando se supone contamos con un "gobierno ciudadano" y en donde el gobierno está más cerca de tod@s y cada un@ de l@s chilen@s.
Así parecen funcionar muchas de las políticas públicas: de manera vertical, centralizada y separada de la ciudadanía (qué triste decirlo!)

gonzalo said...

pq estás lejos de santiago?

Enzo Antonio said...

Hola Boris
No cabe duda que tu blog es súper interesante para mi, y por ello eres merecedor de un premio. Si quieres saber de que trata visita mi blog.
Luego comentaré tu post.
Un abrazo.

PAZ TRAVERSO said...

Que rico que volviste a postear!!!!! y para mí el tema es si hay falta de entendimiento o simple sordera !!!!!!
Miles de cariños y preciosa la foto .

Angélica said...

Tienes toda la razón, pero lamentablemente la mentalidad del Chileno es al revés, primero la acción y después la embarrada, le echan para adelante, total la carga se arregla en el camino. Lo que pasa es que somos poco previsores y como no pensamos bien las cosas, resulta un desastre. Esto es a nivel general. Yo me pregunto si las estadísticas, el censo y toda esa información en algún momento es utilizada para lo que realmente se necesita.

Vine a conocer tu blog porque por ahí te tiraron muchas flores... veo que no estaban lejos de la realidad.

Un saludo.

puebloppd said...

Ciertamente este no es el Mundo que quiero heredar a mis hijos.
En fín ...la lucha continúa.

Abrazos rebeldes !!!

Valeria

Roxi said...

Sí, la mayor parte del tiempo no sabemos escuchar y hacemos todo desde nuestro centro, desde nuestra idea de cómo son las cosas, desconociendo cómo viven y perciben los demás.
El ejemplo es un poco triste, pero es bonito a la vez, por que ellos pedían cosas tan sencillas.
Gracias Boris por recordarnos algo importante.
Un abrazo!

María Graciela says said...

Es verdaaaad.

Tu consejo es muy sabio. Siempre hay que escuchar primero. Uno a veces es como re caballo para las cosas, a veces las soluciones son de lo más fáciles.

Saludos

Maru

Daniellha said...

Boris...vengo a felicitarte por tu premio, desde el blog de Enzo, me encanta el tuyo, es super bueno.
Un abrazo.

Alfonsina said...

Boris!!!

Oye, la otra vez conversaba sobre algo bien parecido con mi papá y es bien heavy el nivel de desinterés y de tontera que reina en este mundo. Es impresionante lo que pasa en estos casos particularmente en dos áreas:

Primero, la patudez de hacer cosas "para la gente" pero "sin la gente"... en el fondo es vender una propaganda política carísima con pinceladas de publicidad engañosa, porque lo prometido siempre es deuda.

Segundo, la imbecilidad doble de nunca reconocer la tontera inicial para poder remediar lo mal hecho (y siempre asumir que las cosas hay que hacerlas mal, nunca bien desde el principio con los debidos estudios y la pura y simple experiencia y aplicación de criterio)...

Me imagino que estás pensando en varias cosas... yo también... HAY TANTOS EJEMPLOS!!!


Muac!
Un beso y un abrazo!!!

Alfonsina (...Cicuta O Maleza?...)

Aynna Dannan said...

Uy, Boris, desgraciadamente conozco ejemplos de esos que tu dices. Como que instalen un lab de informática en una escuela rural que no tiene electricidad... y hay muchos por acá, y en todos lados la verdad. Como dices, cuando se diseñan proyectos completamente alejados de la realidad de las personas a quienes van destinados. Da mucha rabia ver cómo eso sigue pasando todos los días.

Buenísimo el tema. Hay mucho paño que cortar. Sobre todo sabiendo que algunos de esos encargados solo se preocupan de cobrar a fin de mes y no hacen su pega.

Saludos

tu.politóloga.favorita said...

Tienes toda la razón. Si las políticas públicas son para la gente, la gente es la que debe dictar las particularidades de los cánones establecidos por gente docta. De otra manera las cosas no funcionan bien.

Isidora Cousiño said...

De repente me pregunto si valdrá la pena cuestionarse todo esto. Si uno no lo hace, es clasificado como "el que no está ni ahí". Y nadie quiere quedar como ignorante, menos como idiota. Pero, mi problema está en que... hay tanta estupidez, tanta ignorancia por parte de quienes dirigen este país, que los que no valen la pena son ellos.

Buen descubrimiento este blog, y me encantaría que actualices tu otro blog. Tiene un ambiente que me encanta.

Cariños.

Soledad said...

que bueno estaría si nos escucháramos más...

Alfonsina said...

Boris, la mente es muy reloca. Yo te comenté hace un par de días y ni siquiera vi la foto. Ahora que vuelvo, lo primero que vi fue la imagen de las pequeñas mapuches y se me vino a la mente un recuerdo de hace 10 mil años. En el colegio, (onda 4º básico) bailé de mapuche frente a todo el mundo junto a una compañera más. Me acuerdo que me estaban discriminando por ser muy pálida y yo casi me pongo a llorar porque quería ser la que bailara. Finalmente sobre el jumper nos pusieron una manta negra, el tocado en el pelo, y nos hicieron las joyas con monedas de 1 peso, de esas grandotas que habían en los 80. Una bandeja con copihues de mentira, y teníamos que ir abrazando y jugando con los copihues al son de los tambores (cultrunes me imagino)...jajaja!!!

Lindos recuerdos, fue la única vez que bailé en toda la historia de colegiala.

Abrazos!!!

Alfonsina (...Cicuta O Maleza?...)

nosue said...

No lo dudes Boris, somos meros contribuyentes, números exclusivamente, marionetas en sus manos
Un abrazo

El Homo Rodans said...

aquí entra a la perfección aquello de la detección de necesidades.

La mayoría de los programas estatales son redactados detrás de un escritorio, insensibles a las dimensiones culturales, políticas y económicas de la realidad.

hace falta organizarnos para hacer oir nuestras voces, ser autogestivos, mantener el diálogo con el duro aparato estatal para beneficiarnos ambos contingentes. No cree?