Monday, February 12, 2007

una historia y mariposas



Sentir mariposas en ti

Para mi hablar del amor, son sólo palabras que no tienen sentido si no hay hechos, si no hay acciones, para mi el enamorarse es sentir “eso”.... que no existen palabras para describirlo, “eso” que se siente, al cual se le ha denominado sentir mariposas en tu estomago. No tiene sentido decir "te amo", sino hay hechos; sonrisas, acciones, regalos, atenciones, complicidad, amistad, compromiso, cariños, besos, aventura.. pero en el fondo creo que se ama a una persona cuando uno es feliz, además esa alegría irradia a los demás

En los casos de derechos humanos que he conocido me llamo la atención esta historia de amor entre una argentina y un chileno, una historia de rehabilitación física, compartir ideales, de dolor y de verdad. La historia de Julio y Gertrudis:
*
Julio Poblete, quedo lisiado a los 16 años, luego viajo a Buenos Aires a un centro de rehabilitación. Julio pasa a formar parte del Frente de Lisiados Peronistas, conoce a la estudiante de psicología Gertrudis Hlaczik, ambos se enamoran. Ambos comparten ideales de compromiso social y pasan a formar parte del “grupo Cristianos para la Liberación”. La pareja fueron secuestrados el 19 de noviembre de 1978 por agentes de la dictadura argentina. No sólo a ellos, además detuvieron a su hija Claudia, de 8 meses. Los tres fueron llevados al centro de detención de El Olimpo. Julio tenia 23 años y Gertrudis tenía 21 años al momento de su detención y posterior desaparición. Un testigo vio que "Fue sacado en su propia silla de ruedas. Dos días después vimos la silla tirada en un rincón de la playa de estacionamiento". La hija fue tomada por uno de los agentes y entregada a un militar. Julio y Gertrudis hasta hoy están desaparecidos.
*
Las madres y abuelas de los daparecidos, no se cansaron en la búsqueda de la verdad, hasta que lograron a través de demandas ante la justicia poder dar con el paradero de la pequeña y ahora joven Claudia. Quienes cometieron el robo del bebe, hoy están condenados. Claudia recién a los 22 años pudo saber la verdad sobre su origen y la historia de sus padres. Creo que el amor de sus padres pudo salvar a Claudia de seguir el destino de ellos
*
Mas sobre este caso en la pagina memoriando
La ONG argentina de derechos humanos CELS tiene una pagina sobre el caso de Julio Poblete y Gertrudis Hlaczik, la historia completa aca, la historia judicial del caso
la noticia del juicio, con la declaracion de Claudia

19 comments:

Roxi said...

Hola Boris!
Que fuerte para Claudia, recién a los 22 poder saber la historia real, su origen, sus padres. Qué complejo ! a pesar de lo difícil, creo que siempre es mejor saber, que no saber. Tal como siempre es mejor sentir las mariposas,que no sentirlas.
Julio y Gertrudis deben haber estado llenos de ellas, y su amor debe llegar ahora a Claudia.
Me voy a los links que dejaste a leer un poco más.
Linda la foto, la trucaste tú? o la encontraste por ahí?
Un abrazo!

Pacita said...

Tremendos de lindos tus ultimos posteos lo que debo leer con una pausa que mi hijo hipercativo no me da en periodo de vacaciones, sin contar que estoy menos tiempo en el computer . Hay distintas teorias sobre el tema del amor y diversas miradas desde lo biologico y lo social . Yo creo que las endorfinas y todos los procesos quimicos del cuerpo pueden cambiar en un evento de enamoramiento, pero eso es pasajero y creo que el amor se contruye desde la identidad y los valores de pertenecia .
LInda la historia de amor que citas siendo muy dolorosa y dejando grandes secuelas en los familiares màs directos .
Un abrazo

Pao said...

Que bella y terrible historia, en que se conjugan tantas cosas horribles como secuestro, muertes y mentiras, con el amor y el fruto de este amor.

Gracias por este aporte, y por los links que nos dejas, que nos haran conocer mas en detalle esta historia y otras tantas, ya que de esta forma haces que ese gran amor siga siendo trascendente y que no perdamos la memoria en cuanto a derechos humanos se refiere.

Juan Carlos Morgado said...

Tremenda historia ....

Ojala que ese amor se multiplique para eliminar de la faz de la tierra las motivaciones que tuvieron esos desgraciados que irrumpieron en la vida de muchos coartando la felicidad.

Para claudia debe haber sido terrible pero no hay nada mejor que la verdad


;)

Aynna Dannan said...

Creo que la dictadura argentina tiene unas historias brutales, no diría más que la nuestra, pero si diferentes... Me acuerdo de los estudiantes de "la noche de los lápices", por ejemplo, una de las más conmovedoras para mi, hasta hoy.

La de los niños regalados a los torturadores es impresionante, todos los casos tienen connotaciones especiales y en muchos de ellos hay chilenos.

Gracias por compartir esta especial, de amor, que traspasó el tiempo y la muerte.

Un beso y saludos Boris.

Taito said...

Querido Boris: Muy triste, pero al mismo tiempo sublime esta historia de amor que nos compartes. Sigue siendo terrible que estas cosas sucedan. Una de las cosas admirables en ti es este deseo de dejar que no se olviden. Abrazo cariñoso y Feliz Día.

Ko said...

Woow que heavy tu historia.. me llego caleta.

un abrazo
exito
feliz día
Ko

Aynna Dannan said...

Ya sabe, cuando venga por acá, tiene aquí a una guía local!!

El ciclo de jazz del que hablé en mi post, precisamente fue como todos los años, en el escenario impresionante que dan las locomotoras antiguas en el museo...

Saludos

Alfonsina said...

Hola Boris!

Qué espantoso!!! se me pararon los pelitos...Qué horror, me empelota recordar los comentarios de tantos que dicen "ya está bueno, que se olvide el tema!" ... y es que tantos años después los recuerdos quedan, las historias se heredan y hay hijos que recibieron una vida cambiada, una vida que nunca debieron vivir...
De todas formas (y menos mal)el amor traspasa todas las barreras, y sí... se siente en la guata.

Un beso para ti y gracias por tus palabritas en mi blog.

Alfonsina (...Cicuta O Maleza?...)

Roxi said...

Hola Boris!
Estoy leyendo a Jodorowsky, de hecho colgué algo en el blog.
Un abrazo.

blueberrie said...

Hola Boris! Maripositas de la atracción sexual, ok, pero cuidado con ellas; obvio que son la base de una relación de pareja pero es fundamental la responsabilidad y la credibilidad que te inspira tu media naranja, porque algún día esas maripositas, cuando acumulemos muuchos años, volarán... ¿y qué nos quedará de una relación cuando eso ocurra? La confianza, la mutua complicidad; esa necesidad del otro que va más allá de la satisfacción física.

Un beso, Boris!

Parisgaladriel said...

Que interesante historia, y que triste saber que como éste, hay miles de casos, en todo el mundo. Ojalá y algun día dejaran de pasar. Besos, amigo.

claudiapop said...

Creo que somos muchos quienes nos enteramos despues de muchos años de nuestra verdadera historia, al igual que ella yo la puede saber un poco antes a los 19... y de verdad nos cambia la vida...
ya hacerca del amor...Hay algo oculto en cada sensacion...(cancion)

gonzalo said...

nuestro pueblo se merece el registro de esos sentimientos.

que bien Boris!!!!

Conciencia Personal said...

Boris:

El nunca más debe de sonar fuerte en todos los pueblos del mundo para que no se repitan acciones que ultrajan la dignidad humana.

Te dejo saludos, ya mi blog está funcionando bien.

Un abrazo cariñoso, Monique.

tu.politóloga.favorita said...

Qué padre que tengas un blog cuyo tema central sean los derechos humanos! Te visitaré seguido!
saludos!

MaLe Ma. said...

Tremendo.

Ausencia de palabras.

Te dejo un Beso...

Lady Blue said...

Hola Boris, un gusto haber llegado a tu blog.
Tremenda historia, una de las tantas otras que hay de ese tiempo... lamentablemente. Sólo espero que jamás volvamos a vivir esos horrores.

Me encantó la introducción al post. Si me dieras permiso lo pondría uno de estos días en mi blog porque me identifica plenamente.

Te dejo saludos y seguro volveré =)

blueberrie said...

Volví por los links que pusiste; la semana pasada estaba con prisa y no me detuve en ellos. Gran aporte, Boris; me estoy acordando de aquel poema de Benedetti dedicado a dos hermanitos uruguayos que durante la dictadura aparecieron en Valparaíso, uno de ellos se llama Boris.

Abrazo.